La globalidad del propio cuerpo